Asombro y expectación se llevó un grupo de turistas de diversas partes de México, quienes participaron en un recorrido de noche de leyendas, que culminó en un paraje conocido como El Jagüey, donde observaron entre el cerro de esta población, una misteriosa luz que se dividia en otras tres y que fue identificada como una supuesta bruja.

Como parte de la Feria de Semana Santa de Ajacuba, organizada por la alcaldía, la noche de este sábado 16 de abril se llevó a cabo un recorrido de leyendas por las principales calles de este municipio, narradas por el escritor Hugo Santiago Sánchez y el ingeniero Mario Castro.

A las nueve de la noche inició la actividad, en la cual los visitantes pasaron por el panteón municipal y por diversas casas que tienen la fama de estar encantadas; escuchando las historias de las brujas, la llorona, los duendes, el nahual, aparecidas y fantasmas.

El recorrido culminó en las inmediaciones de El Jagüey, donde los organizadores del evento encendieron una gran hoguera, en la que también se contaron historias.

Justo cuando concluyó la noche de leyendas y todos se disponían a regresar a la cabecera, una de las turistas indicó que una luz se veía en el cerro aledaño y todos lograron contemplar una bola de lumbre, entre los mezquites, nopales y magueyes.

A la cual identificaron como una supuesta bruja, pues según los propios relatos contados en esta visita por los narradores, cuando las brujas salen por la noche a chupar a los niños, se transforman en esferas de luz o bolas de lumbre, como también en grandes guajolotes.

Poco a poco la bola luminosa se fue haciendo más intensa, la cual alcanzó a ser fotografiada por los turistas. Esta esfera se dividió en dos y luego en tres partes, ante lo cual los visitantes optaron por retirarse, completamente asombrados.