En su reciente visita a Hidalgo, el dirigente del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Alejandro Moreno Cárdenas fue enfático al expresar que los traidores al instituto político que representa no tienen cabida, lo anterior en referencia a el exlegislador priista Pedro Luis Noble Monterrubio y al expresidente municipal Manuel de Jesús Rivera Fernández.

Moreno Cárdenas puntualizó que el revolucionario Institucional ha comprobado el comportamiento de la militancia que siempre se suma a los retos electorales, sin embargo en el partido llegan a haber militantes que toman decisiones personales por lo que, dijo con firmeza y claridad, que en el caso de Pedro Luis Noble y Manuel de Jesús Rivera ya se les inició el proceso de expulsión para que dejen de formar parte de las filas del tricolor.

Lo anterior a solicitud unánime y expresa de los sectores y organizaciones del partido en la entidad, por lo que se ha iniciado este proceso ante la Comisión Estatal de Justicia Partidaria con fundamento en el artículo 251 de los estatutos y 141 del código de justicia de esta comisión.

“No se puede decir que uno es priista y violentar los estatutos, nosotros tenemos claro en los estatutos las sanciones que hay, y el pedir el voto a favor de otro candidato es una de las causales que se tienen y no lo vamos a permitir, lo vamos a señalar y ya están los procesos de expulsión”.

Ambos personajes en su momento encontraron en el PRI los espacios de crecimiento político y desarrollo personal, y hoy traicionan no solo los principios y las causas de este instituto político, sino además la confianza de los priistas que les permitieron alcanzar espacios de representación popular, en el caso de Pedro Luis Noble, fue diputado local, diputado federal, secretario de salud, regidor entre otros; mientras que Manuel Rivera fue presidente municipal de San Felipe Orizatlán por el Partido Revolucionario Institucional.

Con tales antecedentes se actuará con firmeza, apegado a los estatutos que rigen la vida interna del partido quienes desde adentro pretendan debilitar las causas y los proyectos que hoy con lealtad, firmeza y congruencia son defendidos.

“No se permitirá que apoyen a otro candidato y si pierde quieran regresar al PRI, eso no va a pasar y la decisión de acuerdo a los estatutos es la expulsión del partido”.

En el Revolucionario Institucional hay convencimiento de que no hay espacio para simulaciones y que el próximo cinco de junio se conseguirá el triunfo con la confianza de los miles de hidalguenses que en algún momento le permitieron esos triunfos a los que hoy de manera oportunista traicionan.