Por Hugo Santiago Sánchez

Su nombre es José Cazares Veneros y el hecho de ser sordomudo de nacimiento, no le ha impedido trabajar y dar lo mejor de sí en una tienda Oxxo, en la que lo mismo atiende la caja cobrando productos, hace recargas y transferencias, y esta al tanto de que la mercancía esté acomodada y el lugar limpio.

El joven de 33 años de edad, labora desde hace un año en la sucursal de estas tiendas de convivencia, en la Unidad Habitacional Pemex en Tula de Allende, Hidalgo.

Refieren sus vecinos que hace seis meses, incluso detuvo a unos delincuentes que estaban robandose unos productos de este establecimiento.

Entrevistado con el auxilio de una libreta, José Cazares señala que mediante señas atiende a la clientela y asegura que no le ha sido difícil adaptarse a su trabajo, que lo realiza con dedicación y esmero.

Al preguntarle su consejo para los ninis o aquellas personas que no quieren trabajar y que están bien físicamente, expresó que le echen muchas ganas y laboren para que les vaya bien en la vida.