Ciudad de México a 21 de agosto de 2023.- La Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (ANPEC) se dio a la tarea en este regreso a clases de hacer una revisión de la salud que priva en la conectividad digital de nuestro país. Del total de la población persistente, 127 millones de personas, alrededor del 80% de ellas, cuentan con un teléfono celular. Esta circunstancia entierra el uso de la telefonía residencial. Hoy por hoy, el país se comunica por la telefonía móvil, preferentemente vía WhatsApp. El teléfono de casa, en aquellos hogares que lo tienen, permanece para brindar internet fijo vía módem de fibra óptica. En pocas palabras, ya nadie usa el teléfono fijo para hacer llamadas, se tienen por internet.

“Desde que Teléfonos de México se privatizó y pasó a ser propiedad de Carlos Slim, Telcel monopoliza la telefonía móvil del país al controlar el 70% de los usuarios. Su mercadotecnia siempre va atrás. Desde que ofreció ancho de banda 3G en 2008, 4G en el 2012 y 5G a partir del 2022, en todo momento la calidad del servicio ha sido mala al ser intermitente y en muchos territorios inexistente y, por ello, no cumplir con una conectividad en tiempo real, por lo que podemos afirmar que no todo México es territorio Telcel. Las telefonías que le compiten a esta compañía siguen subordinadas a las condiciones de interconexión que les ofrece. Por eso su participación en este mercado es marginal: Izzi con 26% y Megacable y Totalplay con el 14%, pedacitos del pastel del mercado telefónico”, explicó Cuauhtémoc Rivera, presidente de ANPEC.

Diversificar el monopolio y la hegemonía que ejerce Telcel en el mercado del servicio de internet es una asignatura obligada para los próximos gobernantes del país. Sólo lograremos tener un internet de clase mundial si hay competencia verdadera de este servicio. Pese a este entorno adverso, México es el 12vo. país más conectado del mundo junto con Reino Unido, Japón y Alemania, no enfrentamos ninguna restricción en las redes sociales. 91.4% de los internautas navegan por entretenimiento, 90% por comunicación, 78.1% por compartir información, 76.6% por socialización, 28% por gestiones, 16.6% por e-commerce y 12.9% por banca electrónica.

Lamentablemente, el uso de internet para fines educativos tan sólo es del 27.9%. De las 154 mil 580 escuelas de educación básica y bachillerato, sólo un tercio (57 mil 675, es decir el 37.3%) tienen internet. Las compañías, principalmente Telcel, poco han hecho por garantizar que cada salón de clases en nuestro país esté conectado y por ofrecer espacios públicos con internet gratuito (wifi) para brindar una opción de conectividad al 20% de la población que está desenchufada. Que todos los salones de clases y que el 100% de la población esté conectada debe ser la consigna para hacer realidad, ahora sí, lo de “todo México es territorio conectado”.